• Rocío Galano Brage

Portear a un bebé prematuro


Yo tenía apenas 18 años la primera vez que vi una bebé prematura, había nacido con apenas 550 gramos y cuando fuimos a visitarla a ella y a su madre al hospital la bebé ya pesaba cerca de 800. Estaba en una habitación soleada, con cama para sus padres y un espacio adyacente, separado por una puerta de cristal donde estaba su incubadora, una cuna, un sofá, material hospitalario y pañales... unos diminutos pañales que me llamaron muchísimo la atención; a esa sala se accedía desde enfermería y desde la habitación.

La pequeña estaba sobre el pecho de la madre, y recuerdo que había ido con cierto miedo al hospital, esperando ver cables e incubadoras gigantes, pero no, allí estaba la madre sonriente y aquella luchadora.

Cuidados Madre Canguro

Muchos años después, cuando llegué a la maternidad y empecé a formarme como asesora de porteo, aprendí que aquello tenía un nombre: Cuidados Madre Canguro o Método Canguro, que es como se empezó a conocer en los años 70, en Colombia, tras la implantación del Método Canguro por parte de los neonatólogos Edgar Rey y Héctor Martínez que ante la escasez de incubadoras, comprobaron cómo los prematuros estabilizados mejoraban si estaban colocados en contacto piel con piel en el pecho de su madre y en posición vertical.

Para llevar a cabo los Cuidados Madre Canguro o Método Canguro se utilizan dispositivos de fácil colocación que no son estrictamente portabebés, también existen camisetas de porteo, muy prácticas para hacer piel con piel, en casa sobre todo, y disfrutar de la experiencia del contacto el máximo tiempo posible, pero cuando hablamos de portear a un prematuro hablamos del porteo de prematuros ya de alta, con cierta estabilidad aunque con las características generales de muchos de ellos.

Si el contacto es lo que el bebé "a término" espera al nacer, sin duda, el bebé "prematuro" aún lo necesita todavía más si cabe. Está fuera de su hábitat antes de tiempo y, a menudo, lo que se encuentra son cuidados intensivos, medicación, intervenciones, vías, monitorizaciones, analíticas, movilizaciones e intervenciones de diverso tipo, y no el cálido cuerpo en el que ha estado sus primeros meses, de ahí que nos podamos imaginar cuán necesario es recrear ese contacto íntimo, cuánto necesitan seguir escuchando el latido de su madre, escuchar su voz...

Bebés prematuros: una realidad y un porteo diferente

Además, es habitual en niños prematuros que presenten bajo tono muscular, cierta hipotonía, y no todos los portabebés van a proporcionar la tensión adecuada para suplir esa falta de tono, así que el portabebés que utilicemos deberá poder ajustarse punto por punto para garantizar una buena posición (rodillas más alta que el culete, espalda en forma de C, pelvis basculada y vías respiratorias despejadas) y darle la tensión adecuada para que el bebé no se separe del cuerpo del porteador.


Los portabebés que cumplen mejor estas características de ajuste punto por punto son los fulares rígidos o semielásticos y las bandoleras de fular en tejidos naturales, además a los bebés prematuros les suele costar más regular adecuadamente la temperatura, de ahí que una opción "fácil" de utilizar al principio del porteo en prematuros sea el algodón en gramajes medios o bajos, para que nos sea más fácil de "domar", esto es conseguir que las fibras del tejido se "ablanden" y se adapten perfectamente al cuerpo del porteador y del bebé, existen numerosas marcas que utilizan principalmente algodón orgánico en su composición, lo que los hace aún más respetuosos con la piel del bebé.

El porteo es una herramienta para proveer contacto mucho tiempo, de manera contenida e intensa y puede que a nuestro bebé tanto "contacto" se le haga extraño, tenemos que tener en cuenta que su experiencia hospitalaria de contacto puede no haber sido buena, y tanto "calor" de golpe pueda no resultarle tan grato como a nosotros, así que como casi todo en esta vida, lo ideal es ir probando poco a poco a portear en los momentos que el bebé esté tranquilo y vayamos descubriendo sus necesidades para que esta nueva experiencia de contacto no le genere rechazo y descubra el placer de ir pegadito a un cuerpo que está deseando proveerle un espacio seguro y mucho amor.

Rocío Galano, Asesora de Porteo, madre y Doula

Equipo SerDoulas

#porteoergonómico #crianza #prematuridad

4 vistas