Mejorar las defensas de mis hijos

December 4, 2018

Los remedios naturales pueden ser una herramienta muy eficaz para mejorar, curar o reducir los síntomas típicos de los niños durante el invierno, sobe todo toses, mocos, otitis, dolor de garganta..etc Y, si sabemos cuándo y cómo usarlos, igual podemos hacer un uso justo y necesario de los fármacos, así como reducir las visitas al pediatra y a las urgencias hospitalarias.

 

 

Lo primero la prevención

 

Cuando nuestro hijo comienza con tos, mocos o dolor ya es tarde. La prevención debe ser el primer objetivo de salud. Además es importante evitar ciertas conductas, y actuar antes de que se manifiesten los primeros síntomas. ¿Cómo? Pues aquí te dejo unos pasos:

  1. Alimentación saludable: Fruta, verdura y hortalizas de temporada. A ser posible alguna cruda todos los días. A  los niños les es más fácil comer fruta, pues en esta época las mandarinas pueden ser una opción ideal. Si estás con BLW, quítales la piel a los gajos, sobre todo al principio, hasta que sepa gestionarla en la boca. Otra muy buena opción son las uvas, si es mayor de 3 años, aunque también puedes partirlas a la mitad.

  2. Platos calientes: Cuando hace frío fuera, debemos meter calor. Purés y sopas de hortalizas de temporada son lo más recomendable. Una crema de calabaza, zanahoria o boniato, es muy fácil de cocinar y que los niños se la coman sin disgustos.

  3. Reducir o eliminar azúcares refinados: En cuestión de minutos, un niño puede comenzar con mocos, flemas, que van a parar a su estómago porque no sabe echarlos o "sonarselos". Tener una flora intestinal adecuada, y/o bajo o ningún contenido de azúcares en estómago e intestinos  prevendrá que se extienda al aparato digestivo.

Además de esto, yo desde hace unos años cada mañana les doy una cucharada de una especie de miel de cacao. A continuación os dejo la receta por si queréis probarla. Y lo noto muchísimo cuando soy constante. Puedes prepararlo en unos minutos y les suele encantar. Pero debes dárselo todos los días, sobre todo en los meses más fríos de la etapa escolar.

 Recetas para mejorar las defensas de tus hijos de modo natural

 

 

Los imprescindibles para actuar al primer síntoma

 

Muchas veces, aunque se ponga mucha prevención, el ritmo que llevan los niños, los horarios, los cumpleaños etc hacen que finalmente caigan malitos. Si estás atenta a los primeros síntomas podrás frenar la enfermedad o reducirla en intensidad o duración.

 

Tos 

A la primera tos hay que actuar. Las calefacciones favorecen la sequedad en el ambiente. Si comienza a toser, podrá continuar con malestar de garganta, y este continuar hacía el oído o pecho. Frenarlo es importante.

Tanto si hay mocos como si no, favorecer la humedad en la casa es una buena forma de proteger garganta, y si los hay, ayudar a la expulsión de la mucosidad.  

La mejor opción es poner agua a hervir en la cocina, y mejor aún con una cucharada de Tomillo. Pero debe ser Tomillo como planta medicinal, y no aromática, pues esta última no contiene los principios activos suficientes para tener efecto terapeútico.

 

Mocos 

Al igual que con la tos, la humedad de la casa es muy importante. La hidratación más aún. Insiste en que beba, pero no bebidas azucaradas.

 

Oídos y garganta 

A la primera molestia la primera opción es el propoleo. Es absolutamente maravilloso, y en spray es muy fácil de aplicar. Te recomiendo el de la marca Juanola para niños, que tiene un sabor muy agradable y lo venden en farmacias.

 

Jarabe de Tomillo para la Tos en niños

Aquí te dejo un jarabe que por sus propiedades antitusígenas e inmunoestimulante puede ser una buena opción al primer síntoma de tos.

Este jarabe le he estado haciendo los últimos años y, aunque es una saturación de azúcar, a mis niños por la miel y el tomillo les ha ido muy bien.

 

La cantidad de tomillo que le añadamos dependerá de la edad del niño, la dosis que necesite y la duración del tratamiento. Para ello necesitarás un profesional en Fitoterapia pediátrica.

 

1- Ponemos agua a hervir en un cazo. 

2- Se retira y se le añade el tomillo, en bolsas de infusión o en planta seca, que entonces se deberá de colar.

3- Ponemos otra vez en el fuego, muy bajito.

4- Se va añadiendo azúcar hasta saturación, es decir, hasta que no se pueda diluir.

5- Dejar enfríar y añadir miel.

 

 

** ¡¡IMPORTANTE!! Uso de ingredientes por edades: 

- Tomillo infusión desde 1 año

- Tomillo inhalado desde 1 mes

- Miel desde 1 año

- Miel de cacao desde 3 años

 

Pilar Rodríguez,

Doula, Enfermera, Fitoterapeuta y Asesora de lactancia

Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Carta a una mujer, de una doula

November 20, 2017

1/1
Please reload

Entradas recientes

July 24, 2019

July 4, 2019

Please reload

Archivo