Buscar un bebé arcoiris: carta a mi miedo

February 21, 2019

 

Querido miedo:

 

Ha llegado el momento de sentarme frente a ti y hablar cara a cara sobre el futuro.

Son muchos meses los que llevamos juntos, dándonos la mano en cada pensamiento sobre la maternidad, una maternidad que no ha sido como esperaba.

 

Ser mamá del cielo es muy difícil, no te lo voy a negar, sé que mi bebé estrella me ilumina cada noche, pero desde el día en que se fue para siempre no he vuelto a ser la misma. He atravesado muchas etapas del duelo, algunas las he quemado de tanto ir y venir, otras sé que aún les queda recorrido, pero al menos las tengo todas en su sitio y sé que es normal que aparezcan cada cierto tiempo o ante ciertas circunstancias. También sé que ese odio tan grande que me invadía con la pérdida de mi bebé, poco a poco se ha ido transformando en el amor más limpio y puro que pudiera imaginarme, ya no busco culpables, ahora dejo que ese amor me llegue de muchas formas, porque después de todo lo vivido sé, que mi bebé tiene muchas formas de trasladarme ese amor, y sé pararme y escucharlas y verlas, y me parece maravilloso.

 

El odio se fue marchando, la tristeza sin embargo, me sigue acompañando y cuando la siento cerca permito que me abrace. Es una fiel compañera que al principio me hacía vulnerable, pero ahora sé que llega porque los recuerdos rondan en mi cabeza y como son importantes duelen. Así que dejo que venga y lloramos juntas, o simplemente nos sentamos a escuchar el silencio, y me hace tanto bien que la disfruto, le doy las gracias y puedo despedirme amablemente de ella hasta la siguiente ocasión.

Ahora, que ha pasado el tiempo, sé que no está mal sentirse triste, sé que es natural y sé que puedo vivir con ella para siempre mientras disfruto de otros regalos que la vida me ofrece.

 

El odio se fue, la tristeza va y viene, pero tú, querido miedo, cada vez estás más presente.

 

Pensar en acunar la vida cuando has acunado la muerte no es sencillo. Todo se queda descolocado y la búsqueda de una nueva vida se convierte en un acto de valentía, un acto heróico tras haber perdido la inocencia de la primera, o incluso la segunda o la tercera vez de ir a buscarla.

Querido miedo, que presente estás en esta toma de decisiones, que manera de acompañarme en este nuevo camino cargado de esperanza al mismo tiempo.

 

El arcoíris no sale si no es después de una tormenta, pero hay veces que la tormenta desaparece y dar el siguiente paso es ser consciente de que puedas no ver jamás sus colores o apostarlo todo y querer disfrutar de ellos.

Lo que está claro amigo mío, es que si me acompañas es para recordarme que hemos vivido intensas sensaciones juntos que me han enseñado muchísimo y me han hecho evolucionar en la mujer que soy ahora, y la persona que soy ahora quiere avanzar un paso más. Sé que me vas a seguir acompañando, estoy tan acostumbrada a ti que si desaparecieras no sería lo mismo.

 

Te abrazo, he aprendido a reconocerte como una señal desde el cariño más que desde la alarma, y te uso como herramienta para poder centrarme en el presente, en disfrutar del momento actual en el que vivo sin divagar en un futuro que no sé si será, cuando esto ocurre busco algún gesto que me devuelva a la realidad.

 

Centrarme en actividades creativas también me ayuda:  los colores, las formas, los sonidos, me ayudan a sacarte de mí, a devolverme la calma que me merezco en este proceso.

 

Pero sentarme a hablar contigo es mi mejor logro para afrontar esta nueva maternidad arcoíris que tanto me va a remover. Esto me ayuda a verbalizar mis deseos, a escribirlos, a compartirlos con otras personas, y a seguir aprendiendo. Me ayuda a decidir dejarme cuidar y a estar dispuesta a crear de nuevo un vínculo con una nueva vida sin la menor de las culpas del pasado. Gracias por ayudarme a sacar lo mejor de mí.

 

Querido miedo, ha llegado el momento, busquemos el arcoíris.

 

 

 

Iris D. Montesinos.

Mamá del cielo y terrenal, Integradora Social,

Asesora de Porteo y Doula EF.

Equipo Serdoulas.

 

 

Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Carta a una mujer, de una doula

November 20, 2017

1/1
Please reload

Entradas recientes

July 24, 2019

July 4, 2019

Please reload

Archivo