VACACIONES sin BICHITOS

June 19, 2019

Antes de  nada debes saber que no soy economista.

No me considero “experta” en finanzas, ni tengo poderes, y por supuesto tampoco tengo una varita mágica con la que cambiarte la vida en unas horas.

Si esto te echa para atrás es mejor que no sigas leyendo.

 

 

Las personas que presten atención a esta historia, estas vacaciones no se endeudarán.

 

Bien, voy a ello.

Dicen las estadísticas que en esta época del año, las vacaciones familiares por excelencia, la gran mayoría de los niños irán a algún campamento de verano y/o probarán una estancia en el extranjero, además de las vacaciones familiares a algún lugar todos juntos.

 

Con todos los gastos que ello conlleva.

 

Mira. Yo nunca fui de campamento, siendo niña. Como mucho al pueblo con mis abuelos, 15 días. Como casi todos los niños de mi época.

 

En el pueblo había lo mismo que en un campamento:

- Un río.

- Un bosque.

- Amigos que no veías desde el año anterior.

- Perros deambulando por la calle.

- Un niño guapísimo de quien enamorarse.

Y muchos mosquitos.

 

Éramos una piña, todo el rato juntos.

 

A veces los niños más mayores preguntaban:

 

<<¿Qué hacemos esta tarde? ¿Vamos al río o quedamos por el pueblo?

Levantad la mano los que queréis ir al río. Ahora levantad la mano los que queréis quedar por el pueblo>>.

 

Yo nunca levantaba la mano ni para una cosa ni para la otra.

 

¿Y qué pasaba?

Que ganara lo que ganara siempre se hacía lo que querían los mayores.

 

 

Esto te lo cuento porque me están llegando un montón de encuestas sobre qué prefiero en vacaciones, cómo conciliar con mis hijos en vacaciones, cómo trabajar en casa con mis hijos en vacaciones…

 

También me están llegando un montón de anuncios de campamentos varios, estancias en el extranjero, talleres, etcétera, para que los niños hagan más cosas en verano que en invierno. Que vivan experiencias. Que lleguen a adultos queriendo más. Más emociones. Más sensaciones. Más aventuras. Porque les hemos enseñado que no se puede parar de consumir.

 

Me desvío del tema. Pero el bombardeo es muy constante... ¿O sólo me lo parece a mí?

 

Sea como sea, cómo concilie vuestra familia en vacaciones, cómo disfrute durante el verano, elija el campamento que sea, el viaje familiar, la estancia en el extranjero, o el viaje organizado a Marina D’Or… Toméis la decisión que toméis respecto al disfrute en verano, siempre habrá que pagarlo. Y ese es mi tema.

 

Te cuento; mis hijos, vayan donde vayan, campamentos, extranjero, o de viaje con sus padres, es decir, conmigo y mi marido, juntos o por separado. Hagamos lo que hagamos, nuestras vacaciones son sin bichitos. Y no me refiero a los mosquitos.

 

Lo que hacemos no es nada glamuroso, pero es información valiosa. Que a veces se nos olvida o dejamos que se nos olvide.

 

Porque si eres de las familias previsoras que mes a mes ha ahorrado una cantidad para cuando llegue el verano, genial. Ya puedes dejar de leer.

 

Pero si no has previsto este gasto, acabarás tirando de ahorros que tenías para otra cosa, o en el peor de los casos, pidiendo un préstamo al Banco.

 

Es como si nos vamos a Disneyland París todos juntos en familia, siete días de ensueño por París con los 3000€ que habíamos ahorrado para ello (los últimos 15 meses reservando 200€ cada mes). Lo pasamos genial, nos relajamos, disfrutamos, compartimos y volvemos a casa y seguimos con nuestra economía intacta, porque era un gasto previsto en el presupuesto anual.

 

O si no hemos ahorrado nada, y le pedimos al Banco los 3000€. Lo pasamos genial, nos relajamos, lo disfrutamos y a la vuelta tendremos  una bonita deuda con intereses, que tendremos que devolver cada mes al Banco (por ejemplo, 250€ cada mes durante 15 meses). Nos saldría el viaje  mucho más caro. 750€ más caro.

 

*Las cifras utilizadas solo son ejemplos, no coinciden con ninguna realidad necesariamente.

 

Sabemos que los créditos son un arma de doble filo. No te cuento ninguna novedad. Pero ¿qué te hace suponer que si no fuiste capaz de ahorrar una cuota mes a mes antes de pedir el préstamo, vas a ser capaz ahora de pagar esa cuota una vez pedido el préstamo?

 

- ¿Qué son los préstamos, mamá? Pregunta mi hijo de 8 años, cuando le digo que no quiero pedir un préstamo para ir a Marina D’Or – dichosa publicidad- porque no entiende que no vaya al cajero cuando no tengo dinero. Como si el cajero fuera un saco sin fondo

 

- Es pedirle el dinero prestado al Banco porque no tenemos suficiente ni en el cajero. Es como cuando tú vas al centro comercial y quieres esas pelotas rellenas de juguetes pero no llevaste tu euro y me lo pides prestado.

 

Pero el Banco no deja el dinero así, sin más.  NOS DEJA EL DINERO CON UNOS BICHITOS. Esos bichitos se los tenemos que devolver  al Banco aunque no se los hayamos pedido. Es el trato. <<Te dejo el  dinero que me pides con estos bichitos>>.

 

Todo ese dinero con sus bichitos, la gente << importante>>  lo  llama DEUDA.

 

Y solo a los bichitos, les llaman  INTERESES.

 

- Y si no le devuelvo los bichitos ni el dinero ¿qué pasa?

 

- Un trato es un trato, y se lo tienes que devolver todo. El dinero prestado y los bichitos. Y si no tienes suficiente dinero para devolvérselo todo, te pueden coger algo que sea tuyo para pagar. Cada cosa tiene un valor, ya lo sabes, un precio. Y buscarán algo que valga lo mismo que tu deuda.

 

Y en relación a esto nos hemos inventado un juego. ¿Te interesa saber más? Escríbeme a karinaroman.serdoulas@gmail.com

 

Tus hijos están deseosos de entender lo que es el dinero. De dónde viene, el valor del ahorro. Y somos los encargados de esta misión. Cuando nos ven gestionando bien el dinero, sin tensión, sin tabúes, ellos aprenden a gestionarlo. Somos su espejo.

 

Estamos a finales de junio. Estas vacaciones ya poco puedes hacer si no has ahorrado nada a lo largo del año. Es como la operación bikini.

 

Si durante el año no has conseguido ahorrar, en un mes, solo vas a estresarte.

 

Desde aquí te propongo un ÚLTIMO RECURSO, pero no por ello menos efectivo. CONVENCER AL AMO (a la parte subconsciente de tu cerebro):

 

Fija una cantidad que desees conseguir este mes. Los euros que cueste algún campamento interesante y el viaje para el que tenías planeado pedir un préstamo.

 

Fija una fecha para conseguir ese dinero. La fecha del campamento y/o la fecha del viaje.

 

Convence a tu cerebro por qué y para qué es importante ese campamento y ese viaje. No sirve decir porque me apetece descansar.

Escribe una lista con razones importantes. Que tu cerebro entienda que es casi de vida o muerte (léase la exageración) conseguir ese dinero. Te dará la respuesta. Estate atenta.

 

4º Con las respuestas que te envíe el cerebro, ponte en acción. Puede ser vender cosas que tengas por casa. Incluso algo importante y valioso que no uses. No pienses que no vas a ser capaz de venderlo. Tu cerebro sabe que es de vida o muerte alcanzar ese objetivo y te va a enviar posibles opciones. Escúchale. Anótalas. Valora la que es mejor y más factible. Y consigue el dinero antes que pedir el préstamo al Banco.

 

5º Si no conseguiste tu objetivo antes de la fecha, reúne los ahorros que tengas, disfruta hasta donde te llegue. Y ya.  Igual este año te compensa que las vacaciones sean más discretas.

 

6º Y si vas igual de vacaciones porque ya lo tienes contratado, ya has pedido el préstamo o has decidido gastar todos los ahorros para este viaje. Disfruta. No te martirices ni culpabilices.  Dile a tu cerebro que ahora vas por el camino correcto para que el año que viene te pille más prevenida.

 

Mereces disfrutar de las vacaciones que elijas. Tus hijos merecen los mejores campamentos y la mejor educación, además de las mejores estancias en el extranjero, que te contaba mi compañera Raquel Villaescusa en su post la semana pasada.

Todo eso sin tener que pagar de más, ¿no crees?

 

 

 

 

Aquí tienes los artículos escritos hasta la fecha, sobre educación financiera para familias, especialmente para madres e hijos, que puedes encontrar en este blog:

 

LA FAMILIA ES LO PRIMERO EN LO FINANCIERO

 

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE CON EL DINERO O SOLO UN AMANTE OCASIONAL?

 

CON LA PAGA HEMOS TOPADO

 

 

En el próximo post del 3 de JULIO  seguiremos HABLANDO DE LA PAGA DE TUS HIJOS de cara al verano, y el 17 de JULIO veremos CÓMO PODEMOS AHORRAR EN VERANO

 

 

 

Karina Román

Coach Financiera

Equipo SerDoulas

Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Carta a una mujer, de una doula

November 20, 2017

1/1
Please reload

Entradas recientes

July 24, 2019

July 4, 2019

Please reload

Archivo