¿Tendrá mi hijo altas capacidades?

July 17, 2019

¿Tendrá mi hijo altas capacidades? ¿Cómo puedo saberlo? ¿Qué hago si es así? ¿Dónde debo acudir? ¿Quién me puede asesorar y ayudar? ¿Qué derechos legales tendrá mi hijo? ¿Sabré qué y cómo hacer?

 

Son demasiadas incógnitas, y como padres nos abruman. No sabemos qué es, no estamos seguros de disponer de herramientas, y puede que pensemos que nos supera.

 

Tener altas capacidades significa disponer de una inteligencia superior a la media, y por ello contar con herramientas innatas para optimizar la gestión de las cuestiones racionales y emocionales con la máxima habilidad, algo que trae como consecuencia mayor rendimiento personal y profesional. La cuestión principal es que como se sale de la norma, requiere de un apoyo especial desde todos los contextos.

 

En el caso de los niños, la valoración se hará en función de su etapa evolutiva, porque los indicadores serán diferentes si estamos en la crianza temprana, si dejaron de ser bebés para convertirse en niños, o si ya se están acercando a la adolescencia. Son niños que van muy avanzados según lo esperado a su edad, tanto en aprendizaje como en comprensión y en razonamiento, y por ello son muy sensibles y de emociones intensas, debido a la tensión que conlleva vivenciar tanto de lo que no les corresponde. Y ahí es donde radica su mayor diferencia, y en lo que nos toca hacer especial hincapié.

 

Su cerebro va tan deprisa, que todo lo que no es prioritario para ellos para a un segundo plano. Están en otro lugar y su mundo interior es inmensamente rico. De ahí la impresión de despistados y desconcentrados que nos dan. Afectará a su desarrollo escolar y a todos sus contextos, y resultará negativo si no se tiene en cuenta, no se gestiona o no se conoce. Por ello es importante plantearse si les comprendemos o nos refugiamos en su diagnóstico, porque lo peor que le puede pasar a un niño es que sus padres no lo sientan, que su fusión se rompa, que nos asustemos y desconectemos, que les decepcionemos, que no les sirvan nuestras respuestas. Así solo conseguiremos que el niño se porte cada vez peor, y comenzará la cascada de vistas a profesionales que lo llevarán a la medicación, cuando quizá esto no hubiera sido necesario, y confundamos la mejoría con la inhabilitación o la rendición. Si esta identificación se nos hace cuesta arriba, podremos revisar nuestra infancia, nuestros patrones, nuestras herencias, nuestras proyecciones, para reconocer que los pedidos de los niños son verdaderas necesidades, aunque para nuestro mundo adulto no sea así. Y que el distanciamiento de nuestro yo niño genera desconocimiento y desconexión. Así llegaremos a la certeza de que no es eso lo que queremos para nuestros hijos.

 

 

Que el diagnóstico no lo convierta en enfermedad, porque no lo es, no se merecen esa etiqueta ni ninguna otra, porque aunque sean más capaces, siguen siendo niños, personas, avanzando, necesitando apoyo, sostén y acompañamiento. Así que, en lugar de caer en la trampa de sobre estimularles para disparar esas altas capacidades, busca actividades alternativas y programas de apoyo que refuercen su realidad y su autoestima. Y algo muy importante: haz partícipe de todo ello a su contexto escolar, y trabaja junto con ellos y en la misma línea.

 

Empatiza todo lo que te sea posible con esa vivencia que le supone el haber nacido con unas capacidades que siempre van por delante del momento en el que están, con ser niño y a la vez adulto, con esa falta de recursos inevitable, porque su cerebro va por delante de su experiencia vital. Escúchale activa y plenamente, háblale desde su lenguaje, averigua desde dónde se expresa, reconoce, integra y aprende, y aprende de él, porque los niños vienen repletos de sabiduría. Y disfruta con él, acompañándole en su creatividad y su sensibilidad, deja que su genialidad te sorprenda y te motive, sigue su ritmo, déjate llevar y confía, que la naturaleza sabe lo que hace..

Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Carta a una mujer, de una doula

November 20, 2017

1/1
Please reload

Entradas recientes

July 24, 2019

July 4, 2019

Please reload

Archivo